La Nuez, el origen del alimento de los dioses

03/11/2020

La nuez, la semilla del Nogal, uno de los árboles frutales más antiguos que existen y que ha servido a lo largo de los siglos para alimentar a la humanidad.

LA NUEZ, EL ORIGEN DEL ALIMENTO DE LOS DIOSES

Puede que si hablamos del Juglans Regia, no nos diga mucho, pero si hablamos del Nogal a todos nos vendrá a la mente un magnifico árbol que puede llegar hasta los 120 años y superar los 25 metros de altura, con una vigorosa y frondosa copa redondeada y con un tronco de más de 2 metros de diámetro, que puede ser imposible de abrazar, pero que seguramente todos, cuando nos hemos encontrado en el campo uno de estos ejemplares, no hemos podido evitar, acercarnos, tocar su corteza áspera  y rugosa y abrazarlo para llenarnos de su energía.

Pero el nogal,  además de tratarse de un fantástico árbol, nos aporta una de las semillas más deliciosas y con más propiedades para nuestra salud que podemos encontrar en la naturaleza. La nuez.

Origen

Se data su existencia desde hace más de 7.000 años y los científicos consideran que se originó de forma natural y silvestre. Hay diferentes teorías de los primeros orígenes del nogal, hay historiadores que sitúan el origen en el Himalaya y otros en Persia. En el código de Hammurabi (1750ac) se encuentra uno de los primeros registros escritos que hacen referencia de la existencia de las nueces. En cualquier caso, nos encontramos ante uno de los árboles frutales más antiguos que  existen y que ha servido a lo largo de los siglos para alimentar a la humanidad.

Tras la conquista de Persia por Alejandro Magno, este introdujo la nuez en Grecia y posteriormente se extendió su cultivo en las zonas más templadas de Europa, ya que el árbol requiere un clima templado y húmedo.

Ya en Persia la nuez se consideraba un alimento de reyes y fueron los romanos quienes la denominaron con su actual nombre científico, Juglans Regia, (Semilla de Júpiter) al considerarlo como un alimento de los dioses y creían que poseía cualidades afrodisiacas.

Para los griegos el nogal era conocido como Theos Balanos (Semilla de Dios) y a su fruto, la nuez la llamaban Kara, (Cabeza). Facil imaginar que este nombre se debía al parecido de la nuez con el cerebro humano.

En las ruinas de Pompeya se encontraron restos de nueces como ofrenda en el Templo de Isis

Fueron las legiones romanas quienes extendieron el cultivo del nogal en las regiones del Rhin, Francia y España

En China el nogal  se introdujo durante la dinastía Han (200 aC) y su semilla se intercambió como un bien apreciado en la Ruta de la Seda, que conectaba China y Mongolia con la India, Persia, Arabia, Siria y Turquía, hasta las puertas de Europa, y se especula que los comerciantes de la Ruta plantaron bosques de nogales como inversión agrícola.

Tras el descubrimiento de América, los monjes franciscanos la introdujeron en las zonas mas templadas (Siglo XVII) y durante el siglo XX se extendió en cultivo en Sudamérica, principalmente en Chile y Argentina.

En la actualidad los mayores productores de nueces del mundo son China y Estados Unidos (California)

Se estiman que existen unas 20 variedades de nueces, pero las más apreciadas y que se pueden encontrar en el mercado, son la variedad española, francesa (Mallete y Franquette)  y americana  (Eureka, Payne y Chandler)

El fruto del Nogal se cosecha durante los primeros meses de otoño.

La nuez, no solo es un producto lleno de historia y delicioso y , si no que tiene un alto valor nutricional y beneficios para la salud, que ya conocían los antiguos y  que trataremos próximamente en otro post de nuestro Blog.

Descubre nuestra variedad de Nueces